Breve introducción al desastre

Todas las entradas a este blog son trabajos inacabados, ideas sueltas o simples notas que mantengo en esta página por miedo a perderlas en papel. Ninguna tiene el menor valor literario así que no se lo busquéis, están aquí para recordarme que debo revisarlas de vez en cuando, quizás algún día me ponga en serio con alguna, quizás no.

SEPARADO

Una noche en la colina (habíamos subido con el telescopio) mi mujer me dijo: ¿Sabes eso de que vemos la luz de las estrellas pero en realidad ya están muertas? Bueno, solo algunas. (y entonces vuelve a enunciar): ¿Que de algunas estrellas que ya se apagaron aun nos sigue llegando su luz?

Le respondí (con mi ceguera y narcisismo de siempre):
-claro, todo el mundo sabe eso.
-Pues eso es lo que creo que somos nosotros.
-¿Pardon?
-Un eco de nuestros antepasados.
-¿Y acaso no compensa escuchar el propio eco? (Y me dormí).

(Poco después yo era un escultor del tiempo, estaba esculpiendo y mi mujer interrumpía):

-Es que no te das cuenta, ya no habrá más avances ni más innovación, aún con la cura del cáncer, con el remedio de la vida eterna… porque de eso no trata vivir. Hemos perdido la humanidad.

(Yo sonrío y le voy a contestar pero ella sigue por mí, siempre sabe mis respuestas, sobre todo en mis sueños, aunque me suele escuchar por educación esta vez no tenía tiempo ni paciencia).
-Y tú me dirás “bueno mujer, aún hay personas, aún hay esperanza”. Y entonces tendré que explicarte lo que nos dijo el científico en la conferencia: que sí, que queda hielo, pero para el ártico eso ya no supone ninguna salvación.

Ahora me encuentro aquí, digitalizado, en un hombre que también es marinero, uno que también perdió a su mujer, la está buscando. Yo ya no. No es necesario una vez comprendes sus palabras.

LA FIESTA

(Ruido)

LOS AMANTES

Como una novela de Dashiell Hammett,
en la que tus ojos me besan mientras
tu instinto de supervivencia me traiciona.

Como un eco del desierto,
en el que el calor me presenta tu sonrisa
al final del mortal cascabel.

Miro tu foto y desearía que ella fuera la definición de “siempre”,
Ojalá Van Zandt me hubiese encerrado contigo
en una de sus canciones,
Con todo el poder del polvo ocre,
Con toda la corrupción de la edad en la carne,
Con la droga silbando y la soga recitando canciones
Quisiera ser contigo un mito en el viento
“los que se perdieron”
“los que se encontraron y deshicieron el mundo”
“Los que se enterraron en una grieta de la carretera”.

Así eran ellos y así deberían ser siempre
los amantes.

El sabio OkHan

Te diré algo acerca de ese corredor al que llamas sociedad. Cada mañana, oyes un “¡avanzad!”: se inician los pies, se ladean las cabezas, y se balancean los brazos… Pero al llegar La Noche, unos seres mágicos, Los Honorables Insomnes, detienen la inercia de sus sueños.

A estos delicados comedores de techos una  perturbadora verdad los detiene, les quiebra el aliento: esa música oscura que emiten los campos rodeando ciudades enteras, esos falsos silencios haciendo eco en el cementerio de las aceras, eso que las personas como tú obviáis por inofensivo: no es el cantar de los grillos, son grilletes masticando tus tobillos.

ASTURCÓN

Movimientos de enroque
para salvar al rey
peones en el tejado
con mira telescópica
Los negros mueven
pero después de los blancos (S.A.)
Tablero delimitado
cartas marcadas
que sólo te pueden llevar
a distintos tipos de celda

Enseño a mi hermano a moverse en L
relincho en tres idiomas
pasamos desapercibidos en el desfile de la Reina
sacrifican un dos tres cuatro cinco peones en la acera
cualquier cosa con tal de mantener a la Reina
un día más seguimos vivos
un día más para poder escupir escondidos.

Lacayos encogidos de hombros
Chess! y no les importa
Chess! y miran para otro lado
Chess! como quién piensa que con ellos no va la cosa
Chess…

Vídeo de alfiles que hacen temer la línea recta de sus porras, me gusta y comparto.
En Kiev luchan por tablas
Tablas de LA LEY
dijeron un día
y todos rezando
con la cabeza gacha
la cabeza: gacha
dos mil años cabizbajos y necesitas nuevos desafíos

neoliberalismo
una moneda cae en tu cabeza humillada
hasta que se abra
como un cofre
el dorado tiñe tus ojos
domina tus intestinos
ya estás preparado
ya eres neonacido

Te devuelven al tablero
del que un día saliste
y convences a tu madre de que su útero
es un bien del gobierno que debe ser administrado porque
NOSOTROS NO PODEMOS JUGAR A SER DIOS madre

El Club Secta del Ajedrez abre sus puertas todos los domingos para atender a niños y adultos en riesgo de exclusión social y juntos conjugamos verbos: dame, dame, dale, danos, danos, dales.
¿Contratamos al  trajeado Señor?
Lo contratamos pero óyenos.

 

Pequeño

Hoy en día el amor es una aldea llena de esquinas que hablan.
Yo puedo ser tu caballo blanco,
escapar,
yo de mí y tú de ti,
de esa herencia malnacida que nos lastra.

Que la lluvia te moje la cara y uno sepa contemplarlo,
como el iluso que contempla las Ideas;

que la ropa te sobre y uno sepa cuando arrancarla,
como cuando arranqué y saqué de mí todo lo que fui.

Ya no espero nada, solo voy,
acompasado con la tensión que reza bucles en tu pecho,
te arden las llagas, otra vez
¿No vas a transformar nada con ese potencial?
El presente auxilia como calma cuando no queda nada que calmar,
acéptame una cosa:
tu desnudez.

A METAMORFOSE


PRÓLOGO:
1
(Unha nena xogando nunha habitación baleira, hai algún moble tapado con sabas brancas, semella que se acaban de mudar. A nena xoga cun escaravello, un bote con terra e unha botella de refresco mediada).

ALBA: (Improvisando unha canción) Samsa, Samsa(Samsa é o nome que lle deu ao seu escaravello) Samsa polo chan da miña casa… e bebendo unha fanta de laranxa…

LUCÍA: (Lucía é a nai da nena, está no piso de abaixo preparando a comida, vai subindo as escaleiras): ¡Alba! ¡A comer!

(A nena segue ao seu e leva un pequeno susto que lle fai tirar o refresco cando a nai entra na habitación)

LUCÍA: (á altura do marco da porta que está aberta): ¡Alba! (A nena tira o refresco que cae por encima do escaravello). Vale, mira como puxeches todo, baixa a comer anda, xa limpo eu todo isto.

ALBA: ¿E Samsa mamá?

LUCÍA: Xa gardo eu a Samsa, baixa a comer que enfría a comida.

(A nena baixa, Lucía garda o escaravello mollado na caixa con terra, colle a botella, acaba de verter o que queda enriba da terra tamén, seca rapidamente o chan cun trapo de cociña que leva amarrado á cintura e marcha co trapo nunha man e a botella baleira noutro).
2

(Na cociña, comendo)

LUCÍA: ¿Gústache o sitio? (A nena asinte sen deixar de comer). A ver se cando empece o colexio xa atopas amigos cos que xogar.

ALBA: (Sen deixar de atender ao seu prato) Quero atopar unha parella para Samsa.

LUCÍA: ¿Lavaches as mans? (A nena volve asentir sen deixar de comer). Na escola vanche ensinar un montón de cousas (A nena non atende). Xa verás canto aprendes.

3

(Lucía recollendo os pratos)

LUCÍA: ¿Froita ou iogur?

ALBA: ¡Iogur!

LUCÍA: vale. (Abre a neveira)

ALBA: ¿Podo ir comelo con Samsa?


LUCÍA: (Resopla) Vale.

(Alba sae correndo escaleiras arriba co iogur e coa culler, unha cousa en cada man, cando chega ao marco da porta está a punto de meter a primeira cucharada na boca, mira cara a habitación e ve algo que a deixa perplexa, escóitase a Lucíaberrar dende abaixo: ¡Non me volvas poñer todo perdido! Acto seguido a Alba cáenselle a culler e o iogur das mans no chan).


(No seguinte plano vemos de pé a un home novo, espido, mollado, ao carón da caixa de terra, mirándose a si mesmo como abraiado. Con este mesmo plano escoitamos a Alba dicir: “¿Samsa?” O home a mira).

continuará…

LOS HIJOS DE LOS HOMBRES.

Escena para dos actores:

(Radio de fondo, en inglés) ¿Por qué Dios creó al hombre? Yo sería incapaz de hacerle eso a mi hijo. ¿Quién respondería entonces a su naturaleza?: “Padre, ¿Por qué?”. Y tendría que hendirle un hacha en la cabeza para que no continuara sufriendo. Entendemos pues que, o a Dios le damos igual, y por lo tanto, lo mismo le digo, o, por el contrario, tiene una respuesta…

(En castellano)

1: Es un árbol
2: No, es un banco
1: Ah, pues entonces es un árbol, y de una especie de las que más abrigan.
2: Sí, pero el que más abriga también es el que más sombras proyecta.
1: A los abrigados nos dan igual los teñidos por las sombras, simplemente no los vemos, como tampoco se ven las ideas, el honor, el amor, los pedos, HAHAHA, yo en cambio, admiro mis manos, veo mis dedos y con ellos cuento los años que me restan en proporción a mis dineros.
2: ¿Y como va el sabor de tu dinero? Porque, ¿Es eso lo que comes, no?
1: Nop, como manzanas, que me trae muy diligentemente la señora gravedad (una manzana baja hasta las manos de 1, que está sentado apoyado en el árbol), la gravedad de las cosas se entiende, obviamente. Ahora también dirás que las manzanas proyectan sombras.
2: No, proyectan hambre a los que no las comemos.
1: el hambre, no es tan malo como lo pintan, agudiza el ingenio, por eso los delgaditos ligáis más.
2: Pero follamos menos.
1: No se puede tener todo.
2: Ni con “todo” se puede tener menos.
1: ¿Te refieres a mí?
2: Me refiero, me refiero.
1: Hoy día es de una suma vulgaridad dirigirse a un hombre directamente.
2: Es una suma muy vulgar lo que hoy al hombre se refiere.
1: Si fueras menos negativo y más positivo…
2: daría igual el polo, me seguirías repeliendo.
1: HOHOHO! Eso fue bueno, un 7, a veces pienso que estás ahí para eso, para entretenerme, otra cosa más que me da la gravedad. 
2: cuidado, no vaya a ser que todo es sueño.
1: ¿Un sueño? ¿Cómo una burbuja te refieres? Huy sí que miedo (canta):

“Explotará la burbuja, explotará la burbuja,
Explotó la burbuja y entonces empezó el sueño,
Las sombras eran pesadillas pero yo “durmía” entero.
Explotará la burbuja y explotará el mundo entero
Pero yo subido en barco, no me pringa, no lo huelo.
Explotarán los mercados, explotarán los infiernos,
Poned huevos, poned muertos,
Poned supermercados, poned un aeropuerto,
Ponedme a mí del otro lado y salvaré todo el entuerto”.

2: tuerta está la justicia, antes ciega veía mejor, pero como Edipo saliendo de Visionlab, tuvo que agradecer el ojo nuevo y nos costó un ojo de la cara.
1: (más alto, no quiere oír a 2) “Pero yo subido en barco, no me pringa, no lo huelo…”
2: Te voy a pringar yo a ti la cara, ¡pero con tu propia sangre!
1: Ehp! Que eso es violencia, denunciado quedas. (Saca una maza de juez que no veíamos que tenía y golpea, haciendo sentencia con lo que acaba de decir).
2: pones la sentencia tarde, pues ya estoy cumpliendo condena.
1: ¡Oh, se avecina la tragedia!
2: esto no es una tragedia, es un drama, de hombre a hombre.
1: tú con tal de blasfemar no sabes que hacer… Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. Es más, rezaré por ti. (Hace la pantomima de rezar por un muy breve espacio de tiempo). ¡Ala! Espero que te sientas mejor, yo ya lo siento.
2: ¿qué sientes? ¿Haberte  reído de todos los demás?
1: (buscando algo) No, lo siento, lo siento….
2: ¿Quieres decir que sientes lo que hiciste o que ahora estás sintiendo algo?
1: Quiero decir que… ¡Ahí llega otra vez el sueño! O quizás sea una pesadilla, da igual, pero viene, al caso:
Estoy enfrente a la humanidad, se despeñan, la historia y la verdad avanzan cada vez más, los están arrinconando, este es el sueño: ese momento, ese segundo en el que puedo salvarlos, y lo hago, y los llantos se transforman en halagos: “¿Habrá nacido hombre más bondadoso?” Y después me degüellan y celebran cada año la elevación del degollado en rituales nada honrados.
2: ¿Y que sucede después?
1: Que me despierto y estoy ante ÉL y me pregunta: “¿QUÉ ES SER? ¿QUÉ ES SER?” Y yo continuo: ¿qué es?
Y ÉL responde: “buen intento pero contesta a mi pregunta”.
2: ¿y que sucede entonces?
1: Que me despierto. Una niña me abraza: “PAPÁ”. Corro pero me sigue, y sus ojos me interrogan: “¿Qué respondes?”. ¿Yo padre? Pero si nunca supe amar ni ser amado…
2: ¿y que sucede después?
1: Que me despierto, y tengo una botella en la mano, y a cada pregunta responde un sorbo, me emborracho hasta que por fin me doy cuenta.
2: ¡¿De qué?!
1: ¿Qué mas da si esta medio vacía o medio llena si lo único que podemos hacer es beber? hasta que se acabe, ¡hasta que se acabe! Y lo que hemos bebido ya no podemos recuperarlo y lo que no bebimos otros habrá que lo hayan probado. Y una mujer me tienta: “¿Anís? Es la que provoca el sueño más dulce” ¡¿Quién se puede negar a la belleza?! Y me ciego arrastrado y solo pido que cuando se acabe la botella a mí me coja soñando. Y se acaba la botella.
2: ¿Qué sucede? ¡¿Qué ves?!
1: Estoy en el tablón de un barco, el capitán y la tripulación discuten, no me entero muy bien del por qué pero me tienen que tirar por la borda para salvarnos, ahora soy yo el problema, en el mar no hay historia ni verdad que nos arrincone. Uno de la tripulación: “¡hay que matarlo, y si no lo hace el capitán, lo haremos los marineros!”, otro de la tripulación grita: “¡es más, ya no hay capitán, nosotros somos el nuevo capitán del barco!”, y yo protesto: “no, vosotros sois también el borracho, yo me emborraché de poder, y vosotros de justificaciones para matarlo” y me doy la vuelta y me pregunto si es real la brisa que acaricia mi cara o si es una ilusión provocada por mi llanto, y miro a la muerte y miro al mar y la tripulación se aleja asustada, haciendo contrapeso hacia el otro lado: “tu hijo no sobrevivirá, heredó tu enfermedad, un grado superior a la  de su padre, es asmático. Y tu nieto aún no nació y ya se está ahogando”. Lo sé. Nada de lo que me anuncias me supone desdicha, tampoco felicidad (eso lo llevo tatuado). Lo que vosotros llamáis revolución ya lo inventara un señor que murió por revolucionario, diciendo: “si el rebelde es rebelde, es porque es esclavo”. Y ahora, nunca tan presente, nunca tan cerca de lo más real les pregunto: ¿Qué más puede ser el hombre?
2: ¿Y que responden?
1: Nada, dejan que salte y salto, pero ya se fue el mar, se lo bebieron mis antepasados, comenzaron a emborracharse muy pronto, cuando tú y yo aún éramos hermanos, de eso ya nada queda, de eso ya nunca hubo, soy el nieto que se está ahogando, soy el verdugo y soy el ahorcado, soy la vida, soy la cima, ¿soy? Soy tan poco que soy soñado, sólo un sueño que soñó mi nieto cuando mi hijo le contó una noche la historia de sus antepasados.
2: ¿Cómo se titula?
1: (No escuchando lo que dijo 2, continúa con sus preguntas) ¿Qué más puede ser el hombre que un borracho?
2: …
1: hum, me duele la cabeza, es la resaca de mis años de grandeza, creo que me voy a dormir.

(De nuevo la radio de fondo, en inglés): Cuando Caín mató a Abel obró el milagro, convirtió el ladrillo en pan y la sangre de su hermano en vino. Como castigo Dios le dio inmunidad (lo marcó en la frente para su vergüenza pero también para que nadie pudiera tocarlo). La vergüenza le salió muy rentable, Caín logró construir la primera ciudad y le dio el nombre de su hijo (Enoc). Enoc, ¿Sabes quién fue tu padre? ¿Sabes quién es tu tío? El único que supo de la corrupción de palacio fue Hamlet. ¿Hamlet? (se oye el intento de un corresponsal de guerra por retransmitir mientras el sonido de las balas, las explosiones y los gritos lo superan). Quizás tengamos algún problema con la comunicación… ¿Cuándo la gente padece los filósofos callan o porque los filósofos callan la gente padece? Hubo un filósofo que murió gritando, lo hizo tan alto y tan fuerte que la piel se le dio la vuelta desde la garganta…    
 +¿Gritaba para que lo salvaran, claro?
 –No, gritaba para salvarnos… 

FIN

EL ESPEJO.

Eres más tonto que ofrecer matrimonio por la iglesia a… y aun así, aun diciéndote esto, puedo… una imagen, una esperanza en la que veo esto posible, pero es un sueño, cuando duermo, donde no estoy yo, es decir, yo soy pero no estoy, ahí la veo y como no soy yo puesto que solo soy, somos. Y soy feliz.
¿Crees que le gustaría afeitado? Aféitame el alma alma mía, donde la ama lama la “lama” de mi alegría. Busco sexo con maduritas ¿a lo mejor eso la convence? Pero me estoy quedando calvo, demasiado viejo para ser el joven en un rollito milf. Llevamos toda la puta la vida mirándonos en el espejo y pensamos que esa es nuestra imagen pero en realidad nuestra imagen real es al revés, es una cuestión de espejos, la realidad, es una cuestión de espejos, ahora soy un… medicamentos, ahora soy un gilipollas. El endocrino me recetó REXER, es capicúa, me gusta lo capicúa, te facilita nuevas perspectivas (escribo REXER, luego ser, luego SERES, tiene más sentido el que seamos que el que yo sea, porque solo somos, el presente es un regalo, por eso se le llama así). El endocrino era caro de cojones, yo solo quería una dieta para que me rindiera más el gimnasio, pero me acabó recetando un antidepresivo para que pudiera dormir, decía que voy pasado de revoluciones, son las 3 de la mañana: REXER. A veces con la luz apagada echo mano al interruptor e intento apagar la luz pero en vez de eso la enciendo. Es algo inconsciente. Luego me doy cuenta y digo, pero si ya la tenía apagada, lo que sucedía es que en la oscuridad, por un momento, me dio la sensación de estar viendo.
Tu palabra me erotiza, tus imágenes me tergiversan, soy una tergiversación de la realidad, es una visión placentera pero angustiosa, la de la oscuridad. Quisiera ver, quisiera ver qué hay detrás de mí, para poder inmolarme en tu seno, y matarme, y matarte, matarnos, solo en ese momento podemos vivir, antes de apretar el botón… y cobraría sentido… sería honesto susurrarte: ¿amas la vida? ¿amas la vida?, te amo porque no te quiero, no te necesito, lo único que puedo darte sin poder darte más es amar, el día que me atreva te llamo, te dinamito, sólo si tú quieres, sólo si estás dispuesta.
La existencia es la batalla perdida de la resistencia humana contra la tiranía de la nada universal. Así me siento para hablar contigo, nada, palabras. Me atrinchero en palabras preparándome para el golpe de los truenos y luego… ¿Dónde está todo el mundo? ¿Papá? ¿Mamá? Me alisté por vosotros. ¿Y el perro? ¿Tus huesos, dónde están tus huesos? ¿Cómo quieres que le dé de comer al perro?
Señor, me has honrado perfumando con ungüento mi cabeza
Y llenando mi copa hasta hacerla rebosar.
Me has preparado un banquete
Delante de mis enemigos
Pero no me advertiste que yo era la comida.